Gonzalín "bar a secas"

Disfruta tu vermú en un ambiente único

Leer más

Recorre las casillas

Sella las 5 ocas del tablero y participa en los sorteos

Leer más

Taberna El Antojo Andaluz

Taberna típica andaluza donde nunca faltan buenas tapas

Leer más

8€ para taxi en Madrid

Hailo te lleva a la Oca del Vermut

Leer más

Restaurate TM

Un bar para disfrutar con los amigos de un vermú

Leer más

Nº5 Ponzano

Bar restaurante con comida divertida y cócteles diferentes, ofrece una jugueteria donde dejar fluir sentidos y emociones

Leer más

Taberna La Vicenta

Recuperamos el momento vermut, tapas de toda la vida reinventadas y las mejores conservas a nuestra manera!

Leer más

Bar Sánchez

Disfruta de tu vermú en la terraza del Bar Sánchez

Leer más

El Paulino

Restaurante El Paulino desde 1954 con dos locales Quevedo y Alonso Cano

Leer más

Sortemaos 5 lotes

Sella tus ocas en los bares y participa en el sorteo

Leer más

La Violeta

Calle Vallehermoso, 62

Lunes cerrado

Martes a Domingo

12:30 - 02:00 horas

La Violeta es una taberna de cuidado ambiente tradicional cuya actividad principal es la venta de bebidas (especializando su oferta en el vermut) y tapas frías. 

Además de esta actividad puramente comercial La Violeta es un local que acoge y fomenta conceptos de unión y contemporaneidad como complemento perfecto al desarrollo de venta.

Cuando hablamos de unión nos referimos a la riqueza que generan factores diferentes cuando forman parte de un solo conjunto, ya sean factores:

  • Gastronómicos: sabores, esencias, maridajes, recetas…

  • Históricos: el origen, el proceso, el presente, el futuro.

  • Territoriales: entre ciudades, países, productos, identidades…

  • Culturales: tradiciones, arte, costumbres…

  • Sociales: hábitos, sexos, edades, tendencias…

Y cuando decimos contemporaneidad hablamos de una clara predisposición a la regeneración de las tradiciones, a recuperar desde la historia para enmarcar en el presente:

 

  • Los momentos que siempre han acompañado las reuniones familiares, entre amigos, las citas de pareja o los encuentros esporádicos, lejos de la falsa conectividad que ofrecen las redes sociales.

  • El ritual del bar, el aperitivo, la copa de media tarde, la de la noche. Reivindicamos la charla, la tertulia, el ligoteo, la exaltación o el reposo que existe entre personas ubicadas en un mismo espacio. El cara a cara.

  • La importancia del ámbito cultural y de las tradiciones y las artes como eje vinculante del ocio en la ciudad.

  • Las recetas y variedades gastronómicas más reconocibles bajo un nuevo prisma centrándonos en las bonazas que ofrecen las diferentes regiones españolas.

  • La famosa “Hora del Vermut”, tradicionalmente ubicada en la franja del mediodía y vinculada al aperitivo, con una amplia gama de opciones, sabores y matices.

  • El gusto por la cerveza en Madrid, ciudad cervecera y exigente, es de importancia capital en nuestra oferta, con un grifo a la altura y una técnica de tirado refinada.

  • Una oferta de entre-horas siempre al servicio del momento y del cliente: cócteles, licores, copas, cafés…

 

La oferta

El vermut, bebida fermentada tradicional elaborada a base de vino y hierbas, que tras varios años alejado del gran consumo vuelve con fuerza a vincularse al ocio entre jóvenes y no tan jóvenes es el eje e hilo conductor de nuestra oferta, así como el leit motive de nuestro concepto. La tendencia ascendente de este tipo de consumo así como la oportunidad, por falta de oferta, que representa en Chamberí, y más concretamente en esta zona del barrio nos hace creer profundamente en un desarrollo comercial favorable y sostenible en el tiempo, ya que acompañado por una oferta de cerveza y cuidadas tapas frías abarca la esencia de las tabernas de siempre, las que gustan a todo el mundo. La oferta de entre horas será igualmente tratada con destilados de calidad, una pequeña pero especializada gama de cócteles y máquina de cafés siempre dispuesta.

Nuestro público

Si debemos acotar un sector determnado de la sociedad hablaríamos de una franja de edad entre 25/45, multigénero, de un nivel social medio/medio-alto, perfil progresista, cercano a los movimientos de moda, urbano, independiente, con oficios relacionados a la publicidad, el diseño, las artes…

Pero no nos gusta acotar de forma categórica, nuestro espacio acogerá sin problemas a familias, gente de barrio de edad avanzada, a los más jóvenes que salen de bares por primera vez… Tenemos un público objetivo definido y a la vez, queremos crear un ambiente y oferta asumible por todo aquel que no esté dentro de este público objetivo, como declaración de principios de apertura y accesibilidad.

El ambiente

Ha de ser muy cuidado, entendiendo que es el aspecto clave en la creación de un espacio que genere bien estar, dinamismo o relax, dependiendo de la franja del día, comodidad, interés, ganas de repetir. El ambiente no tiene que ser estático, la iluminación, e incluso la decoración puede y debe variar según el horario y la oferta.

 

Los horarios

En franjas separadas y reconocibles los horarios estarán divididos de la siguiente manera:

 

  • 12:30 – 17:00: Desde el aperitivo, con tapas elaboradas acompañando cada consumición, pasando por la comida, con productos en conserva de primera calidad, embutidos y quesos seleccionados y el mejor pan para acompañarlos, hasta la copa o café de después, también con una cuidada lista de opciones. Al tener dos ambientes diferenciados de barra y salón estas tres ofertas pueden convivir a la perfección y ser el cliente el que decide con qué opción quedarse o si se queda con las tres.

 

  • 17:00 – 20:00: Las tres horas que anteceden a la noche, donde se combinan las diferentes ofertas. Dependiendo del día y momento del año será un tramo del día más o menos agradecido por lo que habrá que ir adaptándose a la demanda del barrio.

 

  • 20:00 – 24:00/02:00: Los vermuts o cañas de después de trabajar, con el amigo, la novia o compañero, que pueden ser factor de relajación o de excitación para pasar a mayores. Este primer tramo de esta última franja estará acompañado también de buenas tapas con cada consumición y no es raro que la gente pida alguna ración, tosta o ensalada y se vaya cenado a casa o incluso se tome una copa después. Ambiente más nocturno, con el salón “llamando” al reposo y la charla y la barra animada, siendo en fin de semana una prolongación de todo esto, donde los grupos se mezclen, las parejas se besen y los más viejos del bar den consejos.